18 abril, 2024

NubeOcio

Ocio, juegos, viajes y tecnología

Viajes

West Highland Way: explorando el corazón de Escocia

El West Highland Way es una ruta en Escocia de unos 150 km de longitud que sigue el trazado de diversos caminos de servicio, rutas de ganado y antiguas carreteras militares. Está considerada una de las mejores rutas senderistas del mundo.

Lo más habitual es recorrerla de sur a norte en siete u ocho etapas, partiendo de las tierras bajas (Lowland) para llegar rápidamente a las tierras altas (highland). A partir de ahí comienza lo mejor del camino, atravesando paisajes  El camino bordea lagos y montañas y atraviesa valles y páramos interminables, hasta llegar a la costa en Fort William.

Nosotros nos apoyamos en el libro de Charlie Loram para Trailblazer (disponible en inglés) para planificar etapas y buscar alojamientos. Hicimos un recorrido de seis días, saltándonos dos etapas intermedias. En este post te cuento cómo fue nuestro viaje. Espero que te sea útil para ayudar a preparar el tuyo, cosa que deberías hacer sí o sí, ya que es una experiencia inolvidable.

Resumen del recorrido del West Highland Way

El punto de partida del West Highland Way es la localidad de Milngavie, cerca de Glasgow. El camino se dirige hacia el norte pasando por Drymen, hasta llegar al Lago Lomond (Loch Lomond) en el pueblo de Balmaha, junto a Conic Hill. Esta colina ofrece las primeras vistas de este gigantesco lago y la falla que lo atraviesa.

WHW Lago Lomond

El West Highland Way continúa por la orilla del lago en dirección noroeste. Pasaremos por Rowardennan e Inversnaid, hasta llegar a Ardleish, ya al final del lago.

Pasado el lago nos encontramos con Inverarnan, desde donde el camino continúa cerca de las carreteras hacia Crianlarich, Tyndrum y Bridge of Orchy. A partir de aquí comienza una de las partes más interesantes del camino, atravesando el sobrecogedor páramo de Rannoch Moor, hasta llegar a Kingshouse.

Escalera del Diablo Escocia

Se subirá entonces la llamada Escalera del Diablo (Devil’s Staircase) para cruzar hasta el valle donde se encuentra el pueblo de Kinlochleven. A partir de aquí el camino se desvía hacia el oeste para rodear varias montañas. Por último se gira de nuevo al norte hacia Ben Nevis, la montaña más alta del Reino Unido, justo antes de llegar a Fort William.

Nuestras etapas del West Highland Way

La longitud de las etapas depende de la preparación, estilo y gusto de cada uno. Se pueden encontrar consejos en el sitio Web oficial del West Haighland Way o en gruías como la que te recomiendo (en inglés).

En nuestro caso, tuvimos que hacer variaciones sobre las etapas habituales ya que tuvimos dificultad para encontrar alojamiento en algunas de las paradas propuestas. Por otra parte, aprovechamos el autobús para saltar un par de etapas y así tener más tiempo para visitar otras partes de Escocia después del WHW.

Llegada a Milngavie

El día anterior a comenzar el West Highland Way dormimos en Glasgow. La idea era ir en tren por la mañana hasta Milngavie, un trayecto de unos veinte minutos. Además, en la estación de Milngavie suelen esperar los servicios de portaequipajes para recoger las mochilas el primer día.

El problema fue un temporal de viento que derribó varios árboles por la noche. El servicio de trenes se suspendió y tuvimos que esperar a un autobús alternativo. El autobús también tuvo que pasar por encima de un árbol caído, pero eso es otra historia. Llegamos tarde a la entrega del equipaje a AMS, pero habíamos llamado para informar de la situación y nos esperaron amablemente.

Una vez superados estos primeros obstáculos, comenzaba realmente la acción.

Día 1: de Milngavie a Balmaha (30 km)

El recorrido hasta Drymen es fácil y bastante llano. Es un recorrido de casi veinte kilómetros, que recomiendan las guías como primera etapa. Es buena para empezar a acostumbrar las piernas a lo que viene después.

WHW Senderismo Escocia

En nuestro caso, tuvimos que alargar el recorrido para este primer día. No pudimos encontrar alojamiento con antelación en Drymen, pero sí en Balmaha, doce kilómetros más adelante. Por eso, después de parar a tomar algo en el Clachan Inn de Drymen, continuamos el camino.

Para ir de Drymen a Balmaha una opción es ascender a Conic Hill, un camino no muy largo pero sí empinado. Hay un camino alternativo que sigue la carretera sin subir a la colina. Pero vale la pena hacer el «camino alto» y disfrutar de las vistas del lago desde Conic Hill. Desde la cima se puede ver claramente una hilera de islas que cruza el lago, siguiendo el recorrido de una falla. Al norte de esta línea comienzan las Highlands.

Drymen a Balmaha y Loch Lomond en West Highland Way

En Balmaha dormimos en un B&B muy acogedor frente al lago llamado Balmaha House. Tienen también una bunkhouse (dormitorios compartidos) si se busca una opción más económica. Cerca se encontraba el Oak Tree Inn, donde aprovechamos para cenar tras un largo día de camino.

Día 2: de Balmaha a Rowardennan (11.5 km)

A partir de Balmaha comienza el recorrido junto al lago. Esta primera parte hasta Rowardennan no es difícil aunque tiene algunas pendientes pronunciadas. A ratos va paralelo a la carretera y a ratos baja hasta la orilla del lago. Esta etapa la terminamos en el Youth Hostel de Rowardennan. Es un albergue situado en la misma orilla de Loch Lomond, con dormitorios compartidos.

Loch Lomond WHW

Esta primera parte tal vez se hizo demasiado corta. Pero la opción de seguir adelante era demasiado arriesgada, ya que la segunda parte del lago es más dura. En cualquier caso, se agradeció el descanso extra ya que teníamos algo de cansancio acumulado del día anterior.

Para cenar fuimos al pub del Rowardennan Hotel, cercano a nuestro alojamiento.

Día 3: de Rowardennan a Ardlui (18 km)

Esta etapa va paralela al lago hasta el final. Es un camino difícil, con constantes altibajos y obstáculos a superar (rocas, troncos, torrentes…). Es una de las etapas más duras del recorrido. Si se tiene algún problema para seguir este tipo de senderos hay un camino alternativo, llamado la «ruta alta», que aprovecha una pista forestal más estable. Otra opción es partir la etapa en dos, alojándose en Inversnaid, a mitad de camino.

West Highland Way

Precisamente llegando a Inversnaid, la lluvia, que iba apareciendo de forma intermitente, se hizo muy intensa. El camino se empezó a llenar de charcos y barro. Por suerte, en el Inversnaid Hotel tienen habilitada una recepción para que los caminantes puedan secarse los pies mientras esperan a que pase el chaparrón.

Las etapas que recomiendan las guías suelen alargar esta etapa hasta Inverarnan, ya pasado el lago. Nosotros, de nuevo por la dificultad para encontrar alojamiento, decidimos alojarnos en una cabaña del Ardlui Hotel. Para llegar hasta allí hay que llamar al ferry desde un embarcadero que hay poco antes del final del lago. Para hacerlo hay que subir una bola que hay atada a un mástil, como indica el cartel.

Ardlui Loch Lomond Escocia

Salto: de Ardlui a Bridge of Orchy (34 km en autobús)

Al planificar la ruta ya habíamos decidido saltarnos parte del camino. Nuestro viaje por Escocia debía seguir después y necesitábamos ahorrarnos un par de jornadas. Elegimos este tramo por dos motivos. Primero porque hay líneas de autobús (914, 915 y 916 de Citylink) que pasan por todas las paradas de esta parte del camino.

Además, a juzgar por las descripciones de la ruta que habíamos leído, esta parecía la parte menos atractiva. Estas etapas discurren principalmente paralelas a la carretera y por el trazado del ferrocarril.

Cogimos el autobús por la mañana frente a la puerta del Ardlui Hotel y bajamos en Bridge of Orchy.

Día 4: de Bridge of Orchy a Kingshouse (21 km)

El camino sigue entre montañas y lagos por la antigua calzada militar hasta adentrarse en Rannoch Moor. Caminar a través de este inmenso páramo húmedo y desierto es realmente sobrecogedor.

Rannoch Moor West Highland Way

La etapa finaliza en Kingshouse, donde hay un hotel que estaba cerrado por reformas cuando hicimos el viaje. Justo antes de llegar a Kingshouse encontramos el resort de Glencoe, donde nos alojamos en una «Hobbit House». Es una cabaña pequeña pero muy bien equipada.

Glencoe WHW

Día 5: de Kingshouse a Kinlochleven (14.5 km)

En esta jornada, tras pocos kilómetros, encontramos la Escalera del Diablo. Una subida muy pronunciada tras la que accedemos a un camino muy expuesto al viento y a la lluvia. Al final, encontramos un valle donde se encuentra Kinlochleven. En este agradable pueblo abundan las opciones de alojamiento. Escogimos Hermon Guesthouse, donde nos trataron muy bien.

Kinlochleven West Highland Way Escocia

También hay muchos lugares donde comer. Cenamos en el restaurante del Getaway Guesthouse. A destacar el fabuloso sticky pudding de postre.

Día 6: de Kinlochleven a Fort William (24 km)

Una etapa bastante larga y con bastante desnivel. Bordea montañas hasta pasar bajo el pico de Ben Nevis. La etapa finaliza en Fort William, donde termina también el West Higland Way.

Kinlochleven a Fort William Escocia

Alojamiento en el West Highland Way

En Escocia la acampada es libre, por lo que no tendríamos mucho problema si esta es la opción preferida y viajamos con tienda de campaña. Sólo hay restricciones en zonas protegidas, como la orilla de Loch Lomond o Rannoch Moor, pero incluso en esos casos existen zonas delimitadas o campings privados donde sí podemos acampar.

Otra opción de alojamiento son los Bed and Breakfast (B&B) y hoteles. Hay una amplia oferta en casi todas las poblaciones mencionadas. En cualquier caso conviene reservar con antelación para evitar problemas. En algunos puntos en los que la oferta es menos extensa, se pueden encontrar B&B más apartados que ofrecen servicio de recogida por la tarde y nos llevan de vuelta al camino por la mañana.

Ardlui Lago Lomond Escocia

También se puede aprovechar que el servicio de autobuses sigue aproximadamente el trazado del camino desde Inverarnan. Esto nos puede servir para planificar las etapas de forma diferente, en base al alojamiento que hayamos podido encontrar.

Consejos para el West Highland Way

Cómo llegar

Desde Glasgow, la forma de llegar al West Highland Way es en cercanías o autobús. Se tarda alrededor de media hora.

Si en lugar de volar a Glasgow, lo hacemos a Edimburgo, hay autobuses frecuentes entre las dos ciudades. Este autobús tarda alrededor de una hora.

Seguir el camino

Orientarse en el West Highland Way es sencillo. Todo el recorrido, desde el inicio en Milngavie, está muy bien señalizado. No hay peligro de perderse siempre que se viaje de día y no se abandone el camino marcado. Cada desvío está marcado con señales bien visibles. Aun así, no es mala idea hacerse con una guía como la de Charlie Loram para Trailblazer (en inglés) para ir consultando las etapas y preparar el recorrido con antelación. Algunas poblaciones no están justo en el camino, aunque los desvíos hacia ellas también están claramente señalizados, y una vez finalizada la visita no es difícil encontrar de nuevo el punto en el que abandonamos el camino.

Rowardennan West Highland Way

Época del año

La mejor época para hacer este camino es entre mayo y junio. Es la época donde más horas de luz y menos precipitaciones nos encontraremos. De todas formas es casi seguro que nos lloverá más de una vez, por lo que es recomendable llevar impermeable y ropa de repuesto.

Equipamiento y preparación

El camino, sin ser excesivamente duro, es difícil en algunos tramos, por lo que hay que estar preparados física y mentalmente. Además, es imprescindible llevar ropa y calzado cómodos, preparados para caminar por el campo. Es necesario también llevar algo de ropa de abrigo e impermeable para ciertos momentos, incluso si se va en verano. Las temperaturas máximas no alcanzan los 20ºC ni siquiera en los meses más cálidos.

Por último decir que en julio y agosto aumenta la cantidad de mosquitos, lo que puede llegar a convertirse en un problema, sobre todo si se planea acampar.

Comer y beber

Como siempre que salimos al campo, debemos asegurarnos de llevar agua. A la hora de comer, lo mejor es llevar algo para hacer picnic a mediodía y proseguir el camino. En muchos B&B y hoteles se puede comprar un «packed meal» para llevar. Para la cena, lo más fácil es buscar algún local de comidas en el lugar en que paremos (hoteles o pubs).

Reservas

El alojamiento, a no ser que se vaya con tienda de campaña, debería reservarse con antelación, ya que en algunas paradas no hay demasiadas alternativas o están lejos del camino. Además, reservar el alojamiento antes nos da la opción de contratar un portaequipajes.

Portaequipajes

Empresas como AMS o Travel Lite, recogen las mochilas cada mañana en el alojamiento en que nos encontremos y lo llevan hasta nuestra siguiente parada. Para nosotros fue de gran ayuda, ya que nuestro viaje por Escocia continuaba después del West Highland Way y ese equipaje adicional hacía las mochilas demasiado pesadas.

Creo que el West Highland Way es algo que merece la pena hacer al menos una vez en la vida, si te gusta la naturaleza y el deporte al aire libre ¿Conoces ya el WHW? ¿Planeas hacerlo próximamente? Comparte tu experiencia o pregunta lo que quieras utilizando los comentarios de esta entrada o el formulario de contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *