30 mayo, 2024

NubeOcio

Ocio, juegos, viajes y tecnología

Juegos de mesa

Potion Explosion: el juego de canicas y pociones

Si te gustan los juegos de pociones y magia con mucho humor, te recomiendo Potion Explosion. Es un juego de mesa en el que se utilizan canicas. Este detalle aporta a la partida colorido y esa satisfacción de poder tocar y organizar piezas que tanto nos gusta a muchos jugadores. Destaca su cuidada ambientación, en la que asumimos el rol de estudiantes en una escuela de magia.

Potion Explosion es rápido y sencillo. Aunque pueda pueda parecer complejo a simple vista, una sola partida es suficiente para dominar la mecánica de juego y empezar a elaborar tus estrategias. Me lo recomendaron en la tienda Micrón de Valladolid y se ha convertido en uno de mis juegos favoritos. La única pega es que admite sólo hasta cuatro jugadores. Aunque también resulta divertido para jugar en equipos de dos, discutiendo las decisiones a tomar con el compañero.

Ficha técnica de Potion Explosion

  • Número de jugadores: 2-4
  • Edad recomendada: a partir de 8 años
  • Tiempo de partida: 30-45 minutos
  • Distribuidor en España: Edge
  • Diseño de juego: Lorenzo Silva, Andrea Crespi y Stefano Castelli
  • Arte: Giulia Ghigini

Cómo es una partida de Potion Explosion

El objetivo de Potion Explosion es conseguir más puntos que el resto (extraño ¿eh?). Los puntos se consiguen elaborando pociones. Cada poción tiene una receta distinta dibujada en su ficha. Necesitamos un número determinado de canicas (ingredientes) de diferentes colores para terminar una poción.

Obtener la materia prima

Pero ¿Cómo se consiguen los ingredientes? Ahí está gran parte del encanto del juego. Las canicas están alineadas y repartidas al azar en varias rampas del dispensador. Gran parte de éstas quedan a la vista como si fuera un tablero de Candy Crush. En nuestro turno tenemos una acción principal, que consiste en retirar un ingrediente. Esto puede iniciar una reacción en cadena. Si al retirar la canica causamos que otras dos del mismo color choquen entre sí, nos llevaremos esas dos y todas las del mismo color que estuvieran pegadas a ellas. Y así sucesivamente.

Las canicas conseguidas las podemos colocar en las pociones que tengamos en nuestro pupitre para intentar completar las recetas. Las pociones que requieren más ingredientes dan también más puntos. Al final del turno nos podemos quedar tres canicas de reserva. Las que sobren las tendremos que tirar de nuevo al dispensador.

Tú lo mezclas, tú lo bebes

Hasta aquí puede parecer que el juego sólo consiste en ver las mejores jugadas en el momento de retirar la primera canica, pero eso es sólo una pequeña parte. Cuando completamos pociones, no sólo conseguimos puntos sino que además ganamos el derecho a «beberlas» en cualquier momento. Cada tipo de poción tiene un efecto que nos puede dar ventaja durante la partida. Algunos de estos efectos son obtener un ingrediente cualquiera del dispensador (sin causar reacción en cadena), robar los tres ingredientes de la reserva de otro jugador, usar tus tres ingredientes de reserva como si fueran un comodín (cualquier otro color) o volver a consumir una poción que hayamos usado antes (este se llama «arenas del tiempo»).

Cuando bebemos una poción no perdemos sus puntos, pero tendremos que colocarla boca abajo para indicar que ha sido consumida. No podremos volver a usarla (a no ser que bebamos la poción de «arenas del tiempo»), así que conviene elegir bien el momento. También en cualquier momento de nuestro turno podremos «pedir ayuda al profesor», lo que nos restará dos puntos al final, pero nos permitirá obtener un ingrediente del dispensador, aunque sin causar reacción en cadena.

Además de los puntos que dan las pociones, ganamos premios a la excelencia, de cuatro puntos, por completar logros:

  • Tres pociones del mismo tipo
  • Cinco pociones de tipos distintos

Final de la partida

La partida continúa hasta que se haya repartido cierto número de estos premios a la excelencia (4 premios para 2 jugadores; 5 para 3; 6 para 4). A partir de ahí se seguirá jugando hasta el turno del último jugador, de forma que todos los jugadores hayan disfrutado del mismo número de turnos. Para determinar el ganador se suman los puntos por pociones, los premios a la excelencia y se restan las ayudas al profesor.

Detalles destacables de Potion Explosion

Jugar con canicas a Potion Explosion involucra varios sentidos. Vista: los diferentes colores que dan a la mesa un aspecto alegre y festivo. Tacto: cuando deslizamos las canicas entre los dedos mientras pensamos qué hacer con ellas. Oído: la satisfacción indescriptible al oír chocar las canicas, especialmente cuando sabemos que son del mismo color y recibiremos nuestro premio. La excepción son el gusto y el olfato: por suerte las pociones no son realmente bebibles. Si queremos una experiencia completa, siempre podemos aprovechar para organizar la tradicional merienda durante la partida.

Fichas del juego de estrategia Potion Explosion

El hecho de que las fichas del juego estén troqueladas en forma de frasco de poción y que las canicas se coloquen realmente dentro de ellas es un gran detalle que contribuye a la diversión y a sumergirnos en la temática.

Otro gran detalle es el dispensador de canicas. Si eres de los que pedían huevos Kinder sólo por armar el regalo o si piensas que el mejor juguete es una llave allen, este es tu juego. Los creadores son conscientes de ello y lo han explotado con humor en las instrucciones («Ensamblatio dispenserium ikeae»). El resultado es muy bueno y, además, personalizable. Si quieres saber a qué me refiero tendrás que probarlo por ti mismo.

Estrategias en Potion Explosion

Para intentar ganar en Potion Explotion es tentador centrarse en la mecánica de las canicas, eligiendo pociones que necesiten los ingredientes que más abundan en el dispensador. Aunque esto es algo en lo que fijarse en ciertos momentos, yo creo que es difícil de predecir cómo estará el tablero cuando vuelva a ser nuestro turno ¡Podría haber cambiado por completo!

En mi opinión, un objetivo que debemos perseguir es terminar al menos una poción en cada turno. Esto que puede parecer obvio, no lo es tanto. Sólo podemos tener dos pociones en proceso en cada momento y cuando terminamos una, no podemos empezar a completar otra hasta el turno siguiente. A menudo nos encontraremos ante este dilema: conseguir muchas canicas y dejar las dos pociones casi terminadas; o conseguir menos y terminar sólo una de ellas. Si elegimos la primera opción, probablemente en el siguiente turno terminaremos fácilmente ambas pociones, pero no tendremos dónde poner los ingredientes que nos hayan podido sobrar. En cambio con la segunda opción, tendremos más libertad en el siguiente turno, ya que tendremos una poción totalmente vacía y (casi) recién elegida.

También es muy importante aprovechar bien las pociones que nos permiten retirar canicas extra o las ayudas del profesor. Si lo hacemos antes de nuestro movimiento principal (el que puede desencadenar reacciones), podemos preparar el tablero para que la explosión sea mayor, quitando aquellas canicas que nos pudieran estorbar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *