18 abril, 2024

NubeOcio

Ocio, juegos, viajes y tecnología

Viajes

Sigiriya: un palacio sobre la gran roca

Sigiriya es una de las atracciones turísticas más famosas de Sri Lanka. Se trata de una elevación de roca sobre la que se conservan las ruinas de un palacio construido en el siglo V. Durante el ascenso se pueden visitar unos frescos muy bien conservados y las zarpas de león gigantes talladas sobre la roca, que darían acceso al palacio.

La Roca de Sigiriya es visible desde mucha distancia, ya que es un saliente muy acusado sobre una región bastante llana. El palacio de Sigiriya fue mandado construir por el rey Kasyapa, en un lugar en el que ya antes hubo un monasterio. Cuenta la leyenda que Kasyapa usurpó el trono asesinando a su padre Dhatusena y obligando a su hermano Mogalliana a huír a la India.

Se dice que Kasyapa construyó su palacio en las alturas para ayudar a su defensa. Sirvió de poco, porque cuando su hermano regresó años después, las tropas de Kasyapa desertaron y él quedó atrapado en su propio palacio.

Llegar a Sigiriya

Nuestro alojamiento cerca de Sigiriya fue la casa de huéspedes de Lal. Es un lugar cómodo, se encuentra a menos de dos kilómetros de la Roca y los anfitriones son muy atentos y nos alimentaron muy bien.

Llegamos allí por la tarde desde Ella (a 190km al sur) en la furgoneta de «Rupa Travels», uno de los taxistas que paran en la calle principal. Rupa era buen conductor, su furgoneta cuidada y cómoda. El viaje costó trece mil rupias y duró algo más de cuatro horas.

Poco después de llegar a casa de Lal, fuimos caminando hasta Sigiriya para aprovechar la tarde visitando el yacimiento. El paseo no es muy largo. Menos de un kilómetro por el arcén de la carretera hasta un desvío, para tomar un camino de tierra poco transitado hasta el parking turístico.

Camino Sigiriya Sri Lanka

La visita a Sigiriya

La entrada a Sigiriya incluye la visita al museo, los jardines y el ascenso a las ruinas del palacio, pasando por los frescos. Antes de la taquilla de entrada hay un parque con lugares para sentarse. Nosotros aprovechamos para comer ahí antes de subir.

Museo

En la taquilla nos dijeron que era obligatorio hacer la visita al museo en primer lugar. El museo es interesante, aunque no dan muchas ganas de entretenerse sabiendo que lo bueno está afuera.

Jardines

Tras salir del museo, nos dirigimos a la roca cruzando los jardines de palacio que se encuentran ante ella. Es un aperitivo de lo que nos espera arriba.

Sigiriya Sri Lanka

Frescos

Durante la subida, la primera parada obligada son los frescos que se conservan en la pared de la roca. Hay una pasarela por la que se pasa en fila para verlos de cerca. Está prohibido hacer fotos y no se puede parar ni retroceder. Estas normas seguramente busquen que no se formen tapones cuando hay mucho público, ya que la pasarela es estrecha. Sin embargo, a la hora que fuimos no había casi nadie, por lo que pudimos observar las pinturas con calma sin ningún problema.

Puedes encontrar fotografías de los frescos para hacerte una idea en Wikimedia Commons.

Las Patas del León

En el lugar donde comienza el ascenso final al palacio, encontramos dos enormes zarpas de león talladas en la roca. Según la tradición, la roca de Sigiriya simboliza un león. Las patas se habrían tallado a la entrada para reforzar esta imagen e impresionar a los visitantes.

Patas del León de Sigiriya

El resto de la subida se hace por una pasarela metálica con peldaños. A ratos es muy empinado y supongo que hay que tener cuidado con resbalarse si está mojado. Por suerte, hay pasamanos durante todo el trayecto para ayudarse y asegurarse.

Las vistas mientras se asciende son impresionantes. El vértigo al ver los jardines y el paisaje a lo lejos nos da una idea de lo alto que hemos subido hasta el momento.

Ascenso a Sigiriya

También desde este lado de la roca tenemos una buena visión de Pidurangala, donde subiríamos al día siguiente.

Roca Pidurangala Sri Lanka

Ruinas del palacio

Llegar a la cima de Sigiriya es duro, pero vale la pena el esfuerzo. Después de recuperar fuerzas y rehidratarnos, disfrutaremos de la maravilla arqueológica que es el palacio y de unas vistas espectaculares.

Sigiriya

El palacio se construyó en diferentes niveles para salvar el desnivel de la cima, aprovechando todo el espacio disponible.

Da bastante impresión recorrer los restos de lo que fue el palacio de Sigiriya, con la llanura tropical, mucho más abajo, de fondo.

Palacio Sigiriya Sri Lanka

Desde esta altura, podemos también apreciar mejor las dimensiones del jardín que hemos tenido que cruzar antes de subir, con sus estanques y avenidas.

Jardines Sigiriya Sri Lanka

Las ruinas del palacio de Sigiriya, como muchos monumentos de Sri Lanka, también son hogar de una colonia de macacos. Son curiosos de ver, pero es mejor mantener la distancia con ellos.

Macaco Sri Lanka

Descenso de Sigiriya

Para volver a los jardines se desciende por el mismo camino hasta las patas del león. Hay que tener cuidado de nuevo con la pendiente en la escalera. La diferencia es que ahora se baja hasta los jardines sin pasar de nuevo por la pasarela desde la que vimos las pinturas.

Después de visitar el palacio, empezó a diluviar. Incluso con impermeable era imposible mantenerse seco. Por suerte esto ocurrió cuando ya estábamos abajo, porque si no la excursión habría sido menos agradable. De todas formas, después de unos veinte minutos la lluvia paró. Los chaparrones cortos e intensos seguidos de un sol espléndido es algo que vimos varias veces en Sri Lanka.

Consejos para visitar Sigiriya

Precaución

El primer consejo y más importante es ser prudentes. Subir a la roca supone un ejercicio físico importante en un clima caluroso y húmedo. En particular hay que seguir estas normas:

  • Llevar agua de sobra. Calcula cuánto vas a necesitar y lleva el doble.
  • Protegerse contra el sol.
  • Llevar un impermeable por si acaso. Los paraguas no son muy útiles debido al viento.
  • Descansar durante el camino las veces que haga falta.

Momento del día

Algunas guías recomiendan subir por la mañana, con el fresco. Es un buen consejo, aunque también es verdad que por la mañana hay muchos más visitantes. La siguiente mañana vimos Sigiriya desde la distancia y la pasarela estaba llena de gente.

Sigiriya Pidurangala Sri Lanka

En mi opinión, la dificultad de la subida se debe más a la pendiente que al calor. Bebiendo agua con frecuencia se reduce el riesgo de deshidratación. Naturalmente, hay que tener en cuenta las condiciones climáticas del momento y el estado físico de cada uno.

Otras actividades en la zona

Muy cerca de Sigiriya se encuentra la Roca de Pidurangala, otra elevación muy recomendable por las vistas desde su cima. Los alrededores de estas dos rocas son ricas en fauna.

Varano

Hay elefantes salvajes en libertad, que a veces se pueden ver en los caminos. No fue nuestro caso, pero vimos algunos reptiles, como el varano de la foto. Sigiriya nos sirvió, además, como punto de partida para hacer una excursión en jeep al parque de Minneriya, donde se pueden ver manadas de cientos de ellos.

Desde Sigiriya también se puede ir y volver en el día (en autobús, taxi o tuk-tuk) a la ciudad antigua de Polonnaruwa. Otro de los principales atractivos turísticos de Sri Lanka.

 

En mi opinión Sigiriya, por su ubicación, fue una buena estación base para organizar parte del viaje por Sri Lanka ¿Has visitado Sigiriya? ¿Tienes planeado visitarlo en el futuro? ¿Qué otros lugares de Sri Lanka te interesan? Hazme llegar tu opinión o tus preguntas a través de los comentarios a esta entrada o mediante el formulario de contacto de la página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *