24 julio, 2024

NubeOcio

Ocio, juegos, viajes y tecnología

Viajes

Excursión a la roca de Ella en Sri Lanka

La ciudad de Ella fue una de las paradas que más disfrutamos en nuestro viaje por Sri Lanka. Llegamos en tren desde Nanu Oya, cerca de Nuwara Eliya, y dormimos allí dos noches. Escondida entre montañas, Ella ofrece muchas oportunidades para hacer excursiones por los alrededores. Los anfitriones de los hoteles, guesthouses y B&B te pueden dar explicaciones sobre cómo llegar a los sitios de interés. Aquí te explico la excursión que hicimos hasta lo alto de la Roca de Ella (o Ella Rock), desde donde hay unas vistas magníficas.

La excursión no es difícil, aunque hay que estar preparado para subir pendientes pronunciadas. Algunos de los tramos son por suelo algo resbaladizo, así que hay que tener cuidado. Por último, no olvides llevar agua de sobra para combatir el calor y protegerte contra el sol.

Alojamiento en Ella

Reservé el alojamiento de Ella dos días antes por teléfono. Llamé desde nuestra parada anterior en Nuwara Eliya, usando el teléfono prepago que había comprado antes en Kandy. Mi primer intento fue fallido, ya que probé en un B&B con muy buena pinta que estaba completo. Por suerte la dueña me recomendó la página Ella Good Neighbours, que reúne varios alojamientos cercanos a Ella con buenas vistas y de buena calidad.

De los alojamientos de esta página reservamos habitación en Waterfalls View. Era muy espaciosa y podría haber alojado fácilmente a una familia entera. Había tres camas, una de ellas doble, baño privado (muy limpio) con ducha y un porche para sentarse fuera. Precio en 2017: 4900 rupias por noche (unos 25€). Para subir desde el pueblo, por un camino de tierra en pendiente, lo mejor es usar un tuk-tuk por unas 400 rupias (2€). La habitación tenía un ventanal con vistas impresionantes de la cascada, que en esta época no llevaba casi agua. También se podían ver constantemente pasar monos y ardillas por las ramas de los árboles cercanos.

Vistas desde la habitación de Waterfall View en Ella
Vistas desde la habitación de Waterfall View en Ella, con el tren subiendo por la ladera de la montaña

El desayuno (incluido en el precio) era delicioso. Es difícil desayunar mal en Sri Lanka, con tanta fruta fresca. Además, compartíamos con unos señores ingleses muy majos que viajaban en coche. La cena se podía reservar aparte y se tomaba en un tenderete al aire libre al lado de la casa. Todo muy bueno. Esto también lo sabía un gato, que se acercaba a escondidas a la mesa y sabía a quien pedir. Le tuve que dar papadam. Soy un blando.

Por la noche, la sensación era de estar en medio de la selva. Porque claro, ¡estás en medio de la selva! Desde la espesa vegetación que envolvía la casa llegaba cada cierto tiempo el sonido de algún animal nocturno. Sobre todo, de vez en cuando se oía un «clin» aislado y agudo como el de una campana. No tengo ni idea de qué bicho hace esto pero lo llamaré «grillo campana», porque me recuerda al insecto que puedes encontrar en Animal Crossing. Si alguien tiene información más del mundo real al respecto, por favor, que saque de mi ignorancia.

Excursión a la Roca de Ella

La anfitriona de Waterfall View nos dio, durante el desayuno, instrucciones para hacer la excursión. Incluso nos facilitó un croquis con indicaciones para seguir uno de los posibles caminos. Este dibujo es de mi propia cosecha, con algún añadido para orientarse en las zonas que me parecieron más confusas. A continuación describo cada parte de la ruta, añadiendo algunas fotos ¡Vamos allá!

Mapa del Ascenso a Ella Rock en Sri Lanka

Subiendo por la vía del tren

Para subir desde Ella hasta Ella Rock, es necesario subir un rato siguiendo la vía del tren. La vía no está vallada, se accede fácilmente desde el pueblo o desde los alojamientos de los alrededores. Hay espacio suficiente a los lados para apartarse si viene un tren. No es que pasen muchos trenes, vimos sólo uno cuando subíamos y otro cuando bajábamos. Además, la velocidad es muy baja. No obstante, conviene estar atentos, no todos tenemos la soltura de este perrete para caminar por las vías.

Hay que continuar subiendo la pendiente de la vía del tren hasta llegar a un puente de hierro. Pasamos también el puente con precaución. No hay prácticamente espacio para apartarse cuando estamos dentro del puente por lo que, antes de cruzarlo, debemos asegurarnos de que no viene ningún tren.

Nada más pasar el puente, debemos tomar una decisión, ya que hay dos caminos posibles. Uno más directo que otro. Como suele pasar en estos casos, el menos directo ofrece mejores vistas. Nosotros fuimos por lo difícil y volvimos por lo fácil.

Opción difícil: cruzando por el puente de la cascada

Nuestro objetivo en este tramo es llegar a una tienda que hay en el camino, donde podremos comprar comestibles y agua si es necesario.

Nada más pasar el puente de la vía de tren hay una hornacina con una imagen de Buda. Justo a continuación sale un camino hacia la izquierda. Este camino pasa por al lado de una granja y va a dar directamente a un puente que pasa justo sobre el borde de la cascada. Como ya he dicho, no llevaba mucha agua, pero había unas vistas muy chulas de Ella y alrededores.

Vista de Ella desde la cascada
Vista desde la cascada de Ella ¡Desde aquí se ve nuestra casa!

Tras pasar este puente seguimos unas flechas azules pintadas en las rocas. En un momento dado encontramos una equis azul. Atención porque es fácil perdérsela. Por suerte hay también una roca grande a la derecha con el grafiti «Ella Rock» y una flecha hacia arriba. Ahí tenemos que abandonar el camino y subir un pequeño trecho escarpado hasta llegar a una pequeña explanada con un árbol grande.

Llegando a este árbol vemos a nuestra izquierda, tras una pequeña loma, la copa de otro árbol. Vamos hacia él. Detrás de éste hay una pequeña plantación de té. La rodeamos hasta llegar a una zona de hierba muy alta por la que cruza un camino. La hierba es más alta que nosotros, no podemos ver nuestro destino, pero estamos cerca de la tienda. En todo caso, hay que fijarse bien en por donde pisamos, porque estamos cerca de barrancos y desniveles. En el camino correcto subiremos y bajaremos pequeñas cuestas, pero ninguna muy pronunciada.

Tras abandonar la hierba alta y avanzar un poco más, veremos la tienda. En este punto el camino se une a la otra opción posible.

Opción fácil: subiendo más por la vía de tren

Termitero Ella Sri Lanka

Si preferimos un camino algo más directo, lo que debemos hacer es seguir ascendiendo por la vía de tren un rato más. Tras pasar una pequeña estación vemos un camino que sale a la izquierda. Este camino retrocede un poco y entonces hay un desvío hacia la derecha. Tomamos este nuevo camino que va subiendo poco a poco. Junto al camino podremos ver unos grandes termiteros.

En un momento dado llegaremos hasta un puente metálico. Tras cruzarlo, el camino gira hacia la derecha, pasando por una zona de vegetación alta. Después, llegaremos a la tienda.

El ascenso

De una u otra forma habremos llegado a la tienda que hay junto al cruce de caminos. Aquí podemos re-abastecernos de agua si vemos que vamos cortos. Lo que nos queda es poca distancia, pero con una dura pendiente. Pasamos la tienda y rodeamos una zona de eucaliptos. En esta parte del camino hay piedras sueltas que nos podrían hacer resbalar. Por suerte, el camino vuelve a ser firme rápidamente. Aquí podemos hacer una parada para contemplar el paisaje, ya que las vistas desde este punto son muy buenas.

Vistas de camino a Ella Rock Sri Lanka

Pocos metros más adelante, comienza la subida «buena». Es un camino de escalones hechos de raíces y piedras. Se tarda unos treinta minutos en llegar hasta la cima desde aquí.

La cima de la Roca de Ella

Es aconsejable tomarse con calma la subida. Una pendiente tan larga y acusada, con el calor y la humedad de Sri Lanka, puede parecer interminable. Así que a ir despacito, con cuidado y descansando las veces que haga falta. Una vez arriba, las vistas desde la cima serán nuestra recompensa. Cuando llegamos había niebla y casi no se veía nada, pero en pocos minutos se disipó y dejaba ver montañas y llanuras interminables cubiertas de vegetación.

Vistas desde la Roca de Ella

 

En total, la excursión a la Roca de Ella nos llevó una mañana. Habiendo madrugado, nos dio tiempo a volver a Ella para comer y hacer por la tarde una excursión a Buduruwagala. Pero esto es otra historia.

 

¿Has estado en la roca de Ella? Si puedes añadir algo que ayude a otros lectores, puedes compartirlo a través de los comentarios ¡Gracias por leer!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *