25 junio, 2024

NubeOcio

Ocio, juegos, viajes y tecnología

Gastronomía

Regañás con sésamo: esos trozos de pan crujiente

Las regañás (o regañadas) son esos cuadraditos de pan crujientes que se toman como aperitivo. Son típicas de Andalucía y es muy útil tenerlas por casa para tomar con queso, jamón, cecina, aceite de oliva o, incluso, solas. Queda terminantemente prohibido comprarlas en el supermercado. Si no tienes cerca una panadería tradicional donde las hagan, te queda la opción de hornearlas tú mismo en casa. Además, si estás haciendo masa para una pizza, es un buen uso para la mitad de masa sobrante. De esta forma el coste y el esfuerzo adicional es mínimo.

¿Cómo se hacen las Regañás?

Este artículo va a ser corto, porque la elaboración de la masa coincide con la receta de pizza que podéis encontrar también en NubeOcio. Así que sólo lo resumo.

La masa

Con harina (500g), agua (300ml), levadura y sal preparas en poco más de diez minutos una masa de pizza. Es muy importante amasar bien para que se forme el gluten que da elasticidad a la masa. También es clave usar levadura de panadería, y no confundirla con la levadura química, que se usa para los bizcochos.

Este paso termina con el fascinante proceso del leudado. Os vuelvo a dejar el gif animado, que sé que os gusta ¡Oh yeah!

Masa de pizza leudando gif animado

Aplanar y añadir el sésamo

Al hacer la pizza te contaba que se puede congelar la mitad de la masa para usarla en otra ocasión. Pero, aprovechando que el horno va a estar caliente, vamos a utilizar la otra mitad para hacer las regañás. Se hace de la siguiente manera:

  • Mientras se hace la pizza, estira la otra mitad de la masa con un rodillo.
  • Reparte sobre la masa estirada el sésamo y pasa el rodillo para que se «incruste» en la masa. Aquí puedes innovar. En lugar de sésamo puedes poner romero, especias o alguna otra cosa que le de sabor.
  • Dobla la masa estirada por la mitad y vuelve a estirar bien con el rodillo hasta que quede bien fina.

Cortar la masa en cuadrados

Cuando tengas la bandeja de horno disponible, pon la masa aplanada sobre ella. A continuación, con una espátula de madera, haz hendiduras verticales y horizontales formando cuadrados. No hace falta que la masa quede cortada del todo, con marcar la hendidura valdrá. En este gif animado veis el proceso.

Gif animado cortando masa para regañás

Al horno

Aunque las regañás no tienen nada encima que se deba cocinar, deberían quedar bien tostadas. Yo las dejo un poco más de tiempo que la pizza. En mi horno a 250ºC, a media altura, calor arriba y abajo, sin aire, 15 minutos. Tras sacarlas del horno y dejarlas enfriar, es fácil separar los cuadrados como si fuera una tableta de chocolate. Es la parte más divertida de todo el proceso.

La mejor forma de conservarlas es en una bolsa de papel, como las de las panaderías. En un recipiente hermético se reblandecen, y lo que queremos es que sigan crujientes cuando las necesitemos.

 

Bueno, pues ya tienes una idea de qué otra cosa hacer con la masa de pizza. Si te ha gustado o tienes alguna sugerencia, no olvides enviarme un mensaje o dejar un comentario ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *