30 mayo, 2024

NubeOcio

Ocio, juegos, viajes y tecnología

Gastronomía

Quiche con puerro y bacon

La quiche es una especie de tarta o empanada típica de algunas regiones de Francia. Consiste en una tartaleta crujiente, con un relleno jugoso, normalmente salado.

Para el relleno hay multitud de variantes posibles. Aquí voy a explicar una random, hecha con bacon y puerro. En cuanto a la base, se hace con una masa quebrada que explicaré a continuación. Hay que planificar empezar la masa un par de horas antes, porque necesita reposar.

Pero vamos a lo importante ¿Qué necesitas para hacer esta quiche?

Ingredientes de la quiche

Lo más importante que necesitas es tiempo (2 horas de reposo para la masa), un molde (del que luego hablaré) y un horno. El resto son ingredientes muy normales que puedes encontrar por casa. No necesitas ni levadura.

En primer lugar, para hacer la masa quebrada para la quiche hace falta:

Ingredientes para la masa quebrada para la quiche
  • Harina (200 gr)
  • Mantequilla (100 gr)
  • Agua (75 gr)
  • Una pizca de sal

Para el relleno puedes ser creativo o fijarte en recetas típicas. Al final del artículo te doy algunas ideas. Lo único imprescindible es el huevo. También hay siempre un lácteo, ya sea nata, leche o algún queso o derivados. En este caso:

Ingredientes para el relleno de la quiche
  • Aceite de oliva (un chorrito)
  • Un diente de ajo
  • Bacon (100gr)
  • 3 puerros
  • 3 huevos
  • Queso semicurado
  • Nata de cocina
  • Especias al gusto (en este caso pimienta negra, nuez moscada y sal)

¿Cómo hacer la masa de la quiche?

Lo más importante de la masa quebrada, aunque suene raro, es no amasarla. En serio, yo más que amasar lo llamaría mezclar. Las primeras veces que hice quiche, me obsesionaba que la masa no estuviera homogénea. Así que la amasaba demasiado y quedaba quebradiza y sosa.

Por lo demás el procedimiento no tiene misterio y se tarda muy poco en mezclar.

Primera fase: la bola de masa quebrada

  • Echa los 200 gramos de harina en un bol. Yo uso un tamizador.
  • Añade la mantequilla en dados y córtala sobre la harina presionando con una espátula de madera o plástico. Así la mantequilla queda más repartida y mezclada con la harina.
  • Mola hacer volcanes. Haz un volcán con la mezcla y vierte el agua en el cráter.
  • Sin esperar un instante, comienza a mezclar todo con una mano. Mantén la otra mano limpia para sujetar el recipiente y por si te pica un ojo o algo.
  • No te pases amasando. Sólo presiona lo justo para mezclar y conseguir que se haga una bola. No tiene que ser perfecta ni homogénea. Con que sea sólida y no se desmigaje es suficiente.

Esta bola hay que envolverla y meterla en la nevera durante 1 hora. Si tienes prisa lo puedes dejar en media hora, venga. En ese rato puedes dedicarte a hacer el relleno.

Para envolver puedes utilizar film transparente pero, si quieres una opción más sostenible, te recomiendo envoltorios reutilizables. Son lavables, higiénicos y mu bonicos ellos.

Segunda fase: extender la masa en el molde

Después de que la masa haya reposado en la nevera una hora (o algo menos si tenías prisa), hay que extenderla y montarla sobre el molde de quiche. En el molde debe reposar, de nuevo en la nevera, otra media hora al menos. Este es el procedimiento detallado.

  • Prepara una superficie de trabajo limpia y un rodillo. Te recomiendo extender un poco de harina sobre el rodillo y la superficie. Así evitas que la masa se pegue demasiado y se rompa al extenderla.
  • Extiende la masa lo suficiente para que pueda cubrir todo el molde.
  • Prepara el molde untando mantequilla en sus superficies, especialmente en las esquinas y rincones. El molde que yo uso tiene el fondo separado, por lo que es algo más incómodo de engrasar, pero mucho mejor para sacar la quiche después de cocer.
  • Coloca la masa sobre el molde y presiona ligeramente para que se ajuste a las paredes y el fondo.
  • Con un cuchillo, corta los bordes que sobresalen del molde. Pincha unas cuantas veces con un tenedor en el fondo de la masa para que el calor pueda transpirar un poco.

Ahora surge una pregunta ¿Qué hacer con la masa que nos sobra de los bordes? Una opción es, si ha sobrado suficiente, hacer una mini-quiche en una cazuela pequeña de barro. Puedes hacerla con el mismo relleno y aprovechando el calor del horno. Hacer su propia miniquiche es algo que hace mucha gracia a los niños, por lo que puede ser interesante.

Mini-quiche en cazuela de barro

En este caso voy a hacer la opción B, que es utilizar el sobrante para crear la decoración típica en forma de «rejilla». Extiende la masa, córtala en tiras utilizando una espátula de madera y ponlas también a reposar en un plato en la nevera.

Relleno para la quiche

Como ya he dicho, el relleno se puede hacer mientras reposa la masa envuelta o ya en el molde. Separamos el relleno en dos fases: el relleno «sólido» y el «líquido».

Parte sólida del relleno

Para preparar esta primera parte del relleno hay que sofreir (freir a baja temperatura) los ingredientes picados y añadir especias. Empieza por picar en trozos pequeños el ajo, bacon y puerro.

Con esto preparado, calienta un poco de aceite y ve añadiendo:

  • Primero el ajo, hasta que se dore ligeramente.
  • A continuación el bacon en tiras, que empezará a oler conforme se va disolviendo su grasa.
  • El puerro. En las fotos ves dos, pero hubiera admitido perfectamente uno más.
  • Cuando el puerro esté hecho, añade pimienta negra, nuez moscada rallada y sal al gusto.
  • Retira del fuego.

Parte líquida del relleno

Aparte del sofrito, debes mezclar los ingredientes líquidos. Yo he añadido aquí el queso rallado, aunque hay quien prefiere ponerlo al final, encima de la quiche, para que quede gratinado.

  • Bate bien los huevos.
  • Añade un poco de nada. Yo he añadido la mitad de ese envase que se ve en las imágenes. Bate de nuevo.
  • Ralla queso y mezcla.

Rellenar y horanear la quiche

Ahora llega lo mejor. Cuando la quiche esté ya reposada, sácala del frigorífico y rellénala de la siguiente forma.

  • Echa el relleno sólido (lo de la sartén) sobre la masa que está en el molde de quiche. Reparte el relleno de forma uniforme.
  • Vierte sobre esta mezcla la parte líquida (el huevo y compañía). Reparte también la mezcla por toda la quiche.
  • Coloca las tiras de masa que habíamos reservado en forma de rejilla sobre la mezcla.

Y ya sólo falta cocer. Precalienta el horno a 220ºC y coloca la quiche en la parte baja durante unos 25 minutos. La masa se hinchará, lo cual no es un problema mientras no se salga. Si se pasa, es porque el horno está demasiado caliente. Cuando se retire del calor volverá a su forma original.

Quiche hinchada en el horno

Hay que ir vigilando la cocción. Si se dora demasiado y hay peligro de que se queme, se puede tapar por encima con papel de horno o incluso apagar el horno y dejar que termine de hacerse con el calor residual.

Otras variedades de quiche

No te voy a engañar, la quiche de la foto estaba muy rica. Este relleno que he explicado queda muy jugoso. Pero lo mejor de la quiche es la cantidad de posibilidades que ofrece. Estas son otras opciones muy populares:

  • Quiche Lorraine: la variedad más famosa, yo creo. Lleva también bacon y verduras, aunque se condimenta con pimentón.
  • Quiche de calabacín, acompañada también con cebolla o similar.
  • Quiche de carne picada. Recomiendo añadir mostaza.
  • Quiche de salmón ahumado.
Quiche de bacon

¿Conoces alguna otra receta de quiche? Deja tu aportación en los comentarios. También, si tienes alguna aportación especial, puede escribirme un mensaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *